martes, 16 de julio de 2019

194. Palmeras centenarias. Trivializando el arboricidio

Vivimos la ciudad. Los que la estudiamos cada día y los que la recomponen destruyéndola. Los que la ignoran y los que la sufren en sus pasajes. Los que se aislan y se vanaglorian de no mirarla. Los extrovertidos y los que se expresan para si mismos.
La ciudad viene de lejos. Se clona a si misma como un híbrido mutante que pierde partes y regenera otras.

Exsuda y tose.
Carraspea y escarra desde la madrugada en sus esquinas.

Cabemos todos. Unos con el poder de cambiarla. Otros con tan solo el deseo. Múltiples voces que se ahogan entre ellas. Como facetas de un cristal que se deslumbran.
Noticias que se difunden y otras que resuenan en habitaciones cerradas.
Todos bajo el mismo palio. Los soberbios y los humildes. Los narcisistas y los olvidados de si mismos. Una historia que culebrea y asciende y desciende por el tobogán del tiempo. Ajena a todas las voluntades y a la vez múltiplo común divisor de todas ellas.
Se resquebrajan espacios y se reconstruyen otros. Caen palmeras centenarias y nacen bisoños laureles indianos entre los adoquines.

Todo bajo el mismo palio.
Todo moviéndose a la par.

sábado, 13 de julio de 2019

193. A través de Marruecos: viaje en avión, atlas animado

Viaje en avión, 3h y media, 2500 kms : deshojando un atlas animado donde todas las geografías, todas las ciencias, se te muestran.
Desde el urbano litoral catalán hasta las calmas y turquesas aguas de Costa Calma.
Hemos atravesado continentes, borrascas, calimas, alisios, mares calmos mediterráneos, cielos azules nitidos y arremolinados.
Cielos de nubes tormentosas como ovnis veloces, ramblas alicantinas, mesetas y ralas estepas del Medio Atlas, sin carreteras, convertidas en mallas de cuadriculas agrarias cuando sobrevolamos un fértil oued.
Al acercanos al Atlántico, un manto de alisios nos esconden el llano pero nos ofrece la visión de la cordillera atlásica, espina dorsal quebrada y resquebrajada por la epigenia alpina, mostrandonos plateaux, altas montañas con mechones blancos niveos aún, sinclinales y anticlinales bailando en sus bordes, modelando uadis panchos y calmos que corren hacia el mar.
El Antiatlas luce gris y negruzco dejando ver atrás las llanuras del Massa y Agadir.
La Autorroute de Marrackeh a Agadir es una traza de tiralineas sobre las margas y arcillas rojas de esta parte de Marruecos. En sus bordes gigantes barrages azules, plenos de agua este año, refulgen entre bosques de arganes que salpican estos relieves surmarroquies con su estela y semejanza a encinares andaluces.
En el litoral al norte de Agadir, las urbanizaciones y chalets crecen y proliferan en un boom inmobiliario que ocupa llanos cultivados y trasplayas hoy ganadas para el turismo masivo. De nada sirven las cautelas del territorio. No hay Plan Vert que las detenga... 
De vuelta a l'Afrique...

sábado, 15 de junio de 2019

192: Tras la belleza escondida


La visión instantánea que nos hace descubrir lo desconocido, no en una lejana tierra incógnita, sino en el corazón mismo de lo inmediato”  (Jean Arthur Rimbaud)
Recorro la ciudad, deseoso de encontrar esos lugares donde se guarda la belleza. Sitios donde se instaló como fiera herida, resguardándose de la fealdad.
Busco -y encuentro- esquinas donde restalla una luz especial, donde nace una flor primorosa, donde un geranio, un limonero o un tamarindo llenan de color y aromas un solar en medio de un polígono industrial.
Busco -y encuentro- una escalinata florida, donde las macetas alineadas, hechas a mano con trozos rotos de azulejos coloreados y brillantes, resguardan del solajero bellas flores azuladas, lilas , rojas, amarillas, rodeadas de todos los tonos de verde.
Busco -y encuentro- un lugar perdido entre hileras de edificaciones, donde una antigua casa canaria, con el tejado derruido, las puertas en el suelo, las paredes de barro deshechas, aún conserva un hálito vital de sus moradores, restallando en una pitahaya florida entre tanta ruina de años.
Busco -y encuentro- un mirador, hecho artesanalmente bajo un ficus que da una deliciosa sombra, donde la brisa fresca invita a sentarte y a disfrutar de un valle donde aún una palmita esbelta, la mayor de la isla, se recorta y balancea frente al mar, entre cultivos industriales que la rodean.
Busco- y encuentro- el punto de vista de un joven pintor tuberculoso que descubrió una perspectiva única, la sublimó en tonos y coloridos luminosos e intensos y lo lanzo al futuro como archivo de un paisaje hoy desaparecido.
Regreso al lugar donde dialogaban los obispos, recreándose frente a un llano repleto de verde, con la silueta recortada de su catedral y con el rumor de las olas del mar cercano. Aún queda algo de aquellos aromas entre los murmullos de los ancianos que me observan mientras ellos reviven sus recuerdos.
La belleza aún sigue presente en mi ciudad. Manos generosas la cultivan y la miman. No son fuegos de artificio. Son destellos de luz, rayos solares momentáneos que refulgen en determinada hora, que crean arcoiris pasajeros que, tal como surgen, se desvanecen.

En eso estamos. Descubriendo tesoros desconocidos, no en una lejana tierra ignota, sino en el corazón mismo de lo inmediato.

Para leer tB:
http://www.enriquevilamatas.com/textos/textpeggynosecaso.html

sábado, 8 de junio de 2019

191. Maelstrom


Llevo un tiempo con rituales de viejo. Me levanto en la noche. Me desvelo. No consigo frenar mi cabeza merodeando por todas sus esquinas. Salto del trabajo actual a mi adolescencia. De las reuniones a las excursiones. De los árboles urbanos a las estelas de Amurga.

Del lugar de Coruña al que aún no he llegado. De esa quimera de planta azul esperando en un cabuco umbrío bajo laureles. También recorro mentalmente el sendero hacia el Risco de Los Dragos en Tenteniguada. Y me revuelvo pensando en esa reunión fallida con el obispo para salvar cinco palmeras canarias.

Todo se junta y arremolina y no me permite descansar. Todas las metas, los objetivos, los imposibles, me envuelven y agotan sin poder ponerles freno. Acallarlos y dormir. Descansar mentalmente. Anular esa máquina de producir pensamientos que no para. Lo intento pasando a este papel todas esas ideas volanderas, zumbidos de mosquitos que se acercan y se retiran al ritmo de alas ruidosas y molestonas.

Fe y deseo. Intento de ascender montañas que siempre me hacen regresar al fondo de la ladera. Como Sísifo, subiendo con esta carga y no llegando nunca a la cima. De vuelta al principio, nuevas metas, nuevas derivas cartográficas que cambian mi rumbo mental. Perdido entre laberintos de propósitos, esperando una salida liberadora. Como un ratón o una musaraña elefante recorriendo sus caminos, sus madrigueras, paseando por su túneles, tocando y revisando cada rincón de su guarida. Como un topo cegato, pendiente siempre de lo que tocan sus sensibles bigotes, sin ver, al tacto, imparable y alerta. Pero siempre metido en su escondrijo.

Recorro mis estanterías de información, reabro libros y libretas. Busco entre apuntes y fotos. Regreso adonde ya estuve antes. Nunca seguro de haberlo visto todo, de haber captado lo esencial. Pasando por lugares donde ya estuve y parecerme nuevos. Paisajes que absorbí se desvanecieron. Y vuelvo a ellos como si fuese la primera vez.

Colibrí imparable e inquieto. Buscando nuevas flores. Repetitivo y tenaz. Impulsado por una angustia de encuentros que parece que nunca son los que querías. Todos los hallazgos abren nuevas puertas. Dudas que traen otras. Nudos desandados que vuelven a enredarse. De vueltas sobre mi mismo. Como un derviche. Sin dar un paso y con el mundo girando a mi alrededor.

¿ Para cuándo dejaré de ser el centro? ¿ Para cuándo un horizonte que me espere y me llame, con paz y paciencia?
Quiero vaciarme de todos estos pensamientos. Anular esta máquina insaciable que pide y pide más. De paisajes de antes a expectativas de paisajes. De proyectos pasados a los inacabados. Y aún a los que están por empezar. Odiando el método, la regularidad, la disciplina, el academicismo. Tan solo saltar de flor en flor, de día en día, de hora en hora, sin rumbo ni control. Desafiando a esa necesidad de frenar, de parar, de escuchar el silencio de los motores mentales.

Como aquella silenciosa y pacífica nave donde HAL 2000 se atormentaba mientras cruzaba espacios inmensos, negros y vacíos, sin gravedad ni luz.
¿Cuándo parará este maelstrom que me engulle todos los días?...

sábado, 13 de abril de 2019

190. Querer a Barcelona


Para querer a Bcn hay que levantarse temprano. Ver revolotear a gaviotas, tórtolas, cotorras, palomas y mirlos en tus escenarios mañaneros, ventanales a Collserola y al Paseo de Sant Joan. Ver como se van a dormir los cuatro murciélagos que revolotean aún al amanecer apurando los últimos insectos de cena. Observar a los otros madrugadores como tú. Los vecinos con su perro paseando por Joanic. La señora mayor que abre las cortinas de su planta baja. Los runner que atraviesan el paseo de Saint Joan a toda pastilla. El portero que desde las 6.30 am barre y limpia su portal con todo esmero (de paso recuerdas a Olgui con su escoba al amanecer barriendo frente a la tienda).

Después, es recorrer sus calles. Acercarte a Sant Pau por ver si algún libro nuevo ha recalado al Punto Limpio. Repasar los árboles de sus jardines, ombúes, cipreses, naranjos, palmeras canarias...

Seguir hasta La Sagrada Familia que recibe a esta hora los primeros rayos de sol de la amanecida. Pisar los caracolillos del Parque que Rubió i Tudurí diseño a su vera. A la par, descubres una ciudad que se transforma. Donde ayer hubo una librería, hoy hay una panadería. El bar de copas que ayer promocionaba croquetas variadas se vuelve a alquilar. Esta ciudad cambiante no se actualiza a la misma velocidad en Internet que en su pulso diario.Tiras para la Plaza Universidad y paseas entre las ramblas viendo como comienzan a llenarse de turistas. Te detienes en La Central, otra librería más donde la cultura se desborda. Sigues hacia la sede de la UB y te extasías frente a las flores amarillas y encarnadas (bermellas dirían aquí) de la Tritoma (Kniphofia uvaria).

Después te apetece desayunar y ahí tienes a la Horchateria Valenciana donde una horchata (con o sin azúcar) y unos fartons te animan el alma mientras actualizas tus noticias en La Vanguardia, un periódico entre heterodoxo y cristiano a la vez. Sigues paseando y te sorprende la arraigada religiosidad de los barceloneses. Iglesias en esquinas. Casi siempre ocupadas. Con gente joven, adulta, mayor. Iglesias donde a veces te ofrecen una actuación coral que te pone los pelos de punta, música en un ambiente místico que te hace recuperar partes de ti mismo.
Sigues hasta el Mistral, esa panadería donde te ofrecen ensaimadas de dulce de cabello o crema, recién hechos o croassanes de mantequilla deliciosas que compras para desayunar una segunda vez con tu familia.Tiras por el Carrer de Aribau y de nuevo las librerías de viejo te retienen, te ofrecen ediciones antiguas, textos de nóveles, libros de ensayo, de poesía, tanto catalanes como españoles o extranjeros.
 Te admira el cosmopolitismo, la mezcolanza de razas de esta ciudad, gente pequeña, sudamericana, con tu hablar casi cubano, americanos jóvenes con aspecto de aventureros de película saliendo de un hotel o sentados en los múltiples bancos de estas calles. Marroquíes, pakistaníes, rumanos -o al menos a ti te lo parecen- pasan a tu lado convirtiendo a esta ciudad en una hermosa Babel. Te acuerdas de aquellas imágenes de las ciudades marítimas de las películas donde todo tipo de razas se mezclaban en sus puertos. A veces, te trasladas a escenas de las ciudades multiraciales de Blade Runner o Star Wars.
La mañana sigue avanzando y ya piensas en regresa a casa. Paras en Montserrat o en Carrió y compras barras de pan, más croasanes y magdalenas bien tostadas, placeres gastronómicos únicos en esta ciudad. Los chaflanes del Eixample tienen en cada esquina bares con gente ante un café, ante un chocolate con churros, ante una caña de cerveza, despertando al dinámico día catalán. No tienes inseguridad. Aunque no veas un guarda. Hay convivencia pacífica a pesar de lo que digan las televisiones fachas de Madrid o suelte Marhuenda en La Sexta.

Vuelves a tu casa. El sol entra por la ventana y se desgrana en cientos de arcoiris redondos que inundan tu estancia. La misteriosa física de la luz te acompaña en cada pared, en el suelo, entre tus libros. Tu escenario se llena de sol, de luces amarillas y rosadas, despertando a esta ciudad viva que has elegido. Son algunas de las cosas, de las vivencias, de los momentos que en estos años -además de nuevos amigos generosos, desprendidos y entrañables- nos ha ido ofreciendo Barcelona. Una ciudad que nos acoge. A nosotros y a nuestros hijos. Que ofrece sus oportunidades al que quiera disfrutarlas.Tiro para la cocina. El segundo café del día me espera.

Placeres catalanes. O de donde sean. Esta es una ciudad universal. Es un puerto mediterráneo. Aquí se acoge a todo el mundo. Aquí no sobra nadie. Me encanta esta sensación cosmopolita. Todos los localismos la hacen crecer. Barcelona es un mar de quereres. Un cielo de vuelos y sueños. Un benéfico futuro para todos.

lunes, 26 de noviembre de 2018

189. Estancia en Tenerife

Volvemos a casa. Dos días intensos.
 Exportando horizontes insulares en llanuras polacas. En La Laguna, Juan Hernández sigue persiguiendo estrellas para Ely desde su mural en Heraclio Sánchez. 
 Después fuimos al techo de las islas, atravesando antes un nublinoso bosque de La Esperanza y los silbidos gélidos de las brumas de La Orotava. Tras el pánico a las placas de hielo en la dorsal que no aparecieron, pasado El Portillo, renació el sol.
La luz de la tarde nos dibujó  lavas con reflejos de obsidiana entre las inflorescencias secas de los tajinastes rojos. 
El Pico estiraba  tirabuzones de niebla como si los dioses quisieran arreglarle el moño al Teide.
 Abajo, en la llanura de Ucanca, las hierbas pajoneras refulgían con la luz de atardecer. Los Roques de García, como enormes cíclopes  pétreos, se recortaban contra un cielo naranja y rojo dejando imaginar caras y siluetas en sus bordes.
Hoy fue la visita al gigante dormido de Icod. Un drago milenario,  representación de lo eterno , que ahora se rodea de murallas y accesos como temiendo morir haciendo daño. 
Todo alrededor de estos símbolos naturales es merchandising. 
Turismo de naturaleza y negocio. 
Si se sabe hacer, la historia natural es rentable.

sábado, 8 de septiembre de 2018

188. Lecturas para minutos


1. Los momentos más lúcidos llegan al amanecer. Cuando buscas algo con que abrigarte. Cuando intuyes lo terrible que será el frio eterno.

2. Nunca he sabido de dónde soy. Medio de campo, medio de ciudad. Busco en la tierra a mi padre y en los libros a mi madre. Es como ese lazo que no quiero que se rompa.


3. Extraña y placentera a la vez. Esa sensación de existir que te da la madrugada. Cuando no recuerdas donde dejaste las gafas y deambulas con tu olvido de habitación en habitación, a oscuras aún, tratando de colocar tu último recuerdo de su vista.

4. El café es un ritual de iniciación. La peculiar geometría de la cafetera. El inicio del fuego para hervirlo. El pitido final de su hechura. Y tomarlo. Como despertarte por dentro. Sentirte vivo. 


5. Ideas fugaces. Revolotean y desaparecen. Las hilvanas y desilvanas como el vuelo de este mosquito a mi alrededor. ¿Cómo atraparlas?. Son tu propia esencia. Aire como ellas. Así eres. 


6. Piensas lo que pensastes. Y ya no recuerdas. Antes corrí a por boli y papel para atraparlas. Pero se fueron. Como vinieron desaparecieron. Ahora a esperar el siguiente pensamiento. Atrápalo si puedes. 


7. Me desesperan mis obsesiones. Me tranquilizan mis proyectos. Hago y deshago. Busco, encuentro y vuelvo a buscar. Siempre ansioso. Vicios de viejo. Espíritu de perro cazador. El olfato siempre alerta. 


8. No me fio del tiempo. Estuvo aquí ayer y volverá mañana. ¿Dónde estoy ahora? ¿Seré el mismo que antes? ¿Qué me espera después?.Respiro hondo. Aún estoy aquí. 

9. Hay un mirlo amigo que madruga como yo. Lanza sus trinos en tono bajo para no molestar. Quiere escucharse y que lo escuchen. Hago lo mismo. Me muevo sigiloso. No quiero molestar a nadie. 

viernes, 31 de agosto de 2018

187. Un paseo matinal :ciudad desde las alturas

"Las Palmas es una de aquellas ciudades que, gracias a las alturas que la rodena, puede contemplarse a si misma. Rubió i Tuduri, 1953"
La Ciudad desde la altura. Vista sobre Las Palmas desde San Nicolás. La Ciudad del Mar parecen las almenas de una muralla defensiva. Jennifer López te sonrie desde el Círculo Mercantil adosada a una aracuaria gigantesca. Mercurio, un orondo gato blanco, observa tu presencia como la de un extraño en su paraiso. Bien decia Italo Calvino que la ciudad de los gatos y la ciudad de los hombres están una dentro de la otra pero no son la misma ciudad. 
Sobre las torres de la Catedral, entre la niebla marina matinal, restallan como máquinas infernales las petroleras imágenes de los barcos de exploración.

Escalinatas con sabor a cuadros de Néstor de la Torre te elevan sobre el plano topográfico de la ciudad baja. Asciendes en busca de una buganvilla florecida que te atrae como a un insecto más . El verde de tres árboles rompe la colorida morfología construida que te rodea.

Destellos de azoteas, aún recubiertas de escarcha matinal, te devuelven sus reflejos. La luz nítida y luminosa de esta mañana de agosto te deslumbra.El Risco te atrae y te inquieta. Cuando subes te tranquiliza su silencio. Poco a poco, te gana su embrujo.
La anatomía de tu ciudad se te muestra como en un plano. Y las perspectivas del urbanismo te reubican. Inmensas moles de barrios urbanos se te muestran y se explican en sus espacios vacíos, en sus mallas de calles. En su ocupación de la altura, elevándose cada vez más en el paisaje.
El paseo se desborda alrededor del Castillo de San Francisco. De propiedad municipal, puedes acceder a él desde una soga de piratas colgada en uno de sus muros. Delante hacia el noreste las laderas del barranquillo de Mata aun guardan algunas  tabaibas salvajes. Relictos de un paisaje donde el cemento se ha elevado a los cielos arrasando antes los árboles que crecían en medio de las plataneras. 

Bajo las moles de Copherfam - que se reproducen en las laderas sin verdor del Polvorin- el único superviviente arbóreo de las acciones camineras de Obras Públicas, un centenario eucalipto, se mantiene quieto, con miedo a desaparecer, en el único solar no construido al borde del antiguo camino vecinal de Mata, después carretera del Norte y hoy calle trasera de la gran corriente de coches a cuatro carriles que tapiza el antiguo barranquillo.
No tiene desperdicio levantar la mirada hacia la trama viaria del barrio de San Antonio, la otra colina ciudadana, donde la urbe no pasa de los tres pisos de altura y que deja ver, más allá, el otro tramo litoral almenado por las torres de 12 plantas de la Avenida Maritima y el coloso del Edificio Granca que asciende hasta el  piso 20.

Tímidas, algunas palmeras se alzan en medio de esta masa edificada. Hacia el oeste el pulmón de Las Rehoyas se rodea con la urbanizacion de Miller Bajo y el skyline desde los Ayacuchos- Schamann-Escaleritas nos habla de los colonos del interior que se afincaron en aquellas tierras polvorientas de cardones y tabaibas. Una mole gris inacabada se eleva sobre todas  ellas. El judicializado Canódromo espera las decisiones de los jueces, altivo en esta conurbación.
Llego a la divisoria de cuencas y me extasio con las vistas hacia las cumbres de la isla que se presentan. A la derecha, Lomo Apolinario, delante los bloques adosados de San Fco. Javier. Edificios con aire de años 60 que esperan su reforma con antenas  de la Tv en byn que habiamos olvidado. Hay mas parabólicas en un bidonville marroqui que en esta isla menor capitalina. 
Por entre los pasillos de estas moles se vislumbra un valle fértil y verde. El Guiniguada ofrece desde aqui su mejor perspectiva, como el gran bulevar de esta capital, resistiendose al empuje de las laderas urbanizadas que tiran sus desechos a esta joya natural.Resistente y tenaz no quiete desaparecer del mismo modo que el cauce de Mata. Pero ya se atisban proyectos y viarios para su gris futuro.
Descendemos hacia el Real del Castillo, una empinada travesia estrecha y bordeada de pequeñas casas con vistas al gran cielo insular. La grandiosidad de esta isla, desde el Pambaso hasta la Cumbre, se disfruta desde esta atalaya. Cielo espléndido, con San Juan y San Roque hacia el sur y abajo  las últimas fincas tropicales de la ciudad. Plataneras, mangos y papayeros se arreblujan unidos bajo la calle. 
Paquito, vecino del barrio, madrugador con su perro pizpireta al lado, revive el pasado crudo de su biografia. Padre a Venezuela. Madre con tres bocas que alimentar. Cuenta como dejó la escuela y se fue a trabajar de chiquillo a aquellas plataneras donde el encargado advirtió a sus compañeros de faena : "al chiquillo no le llenen mucho el cesto". 

Delante nuestro un hermosisimo y exótico ejemplar de mata de algodón luce sus bolas blancas de nieve y sus espiraladas flores amarillas. Peculiar contraste frente a esta mañana azul, en medio de un barrio sin parque. Se demuestra otra vez la pasión ciudadana por las flores, abandonada ya toda esperanza en la buena gestión municipal de la belleza. 
Llegamos por fin a la Ermita de San Nicolás, rincón sagrado y centenario, donde un fortalecido ficus nos hermana con los vecinos del pasado. Una foto añeja nos recuerda a un juvenil brinzal de este árbol, plantado a principios de 1900, que ha sobrevivido al agitar continuo de la historia a su sombra. 
Nos reconcilia con la ciudad este final feliz arbóreo. Hay rincones que nunca debieran cambiar. Como sombras donde resguardar las ilusiones. Donde refrescar el alma. Donde superar lo humano y sentirse, como este ficus centenario de San Nicolás, protegido por lo más sagrado.

sábado, 20 de enero de 2018

186. Barcelona, una gozada de ciudad para quien busca tener la suerte del cazador de libros

Interesante hallazgo. Bcn es uno de esos lugares donde en los mercados conviven los puestos de verduras, charcuterias, cansaladerias y bares con un espacio con montón de libros esperando su segunda oportunidad.

Un kiosco de prensa tiene a su lado una caja de libros de segunda mano a uno o 2 euros, los contenedores de papel te aguardan con sorpresas literarias a sus pies, en cada punto limpio hay una pequeña biblioteca de la que puedes retirar dos libros gratis cada dia y hay librerias como www.tuuulibreria.org de la k puedes llevarte los libros k kepan en tu mano aportando lo k consideres a una hucha solidaria...

También puedes entablar una conversación con el librero ambulante que expone su pequeña biblioteca a la entrada del Carrer de Asturias descubriendo que hizo la mili en Melilla junto con casi 50 canarios, que sabe más de la historia de la Union Deportiva k tú y que recuerda perfectamente el drama del soldado canario k murió de frio en León...
Barcelona, una gozada de ciudad para quien busca tener la suerte del cazador de libros.....

PDT: para quien quiera disfrutar de este texto de Javier Fdez. de Castro en el libro "BARCELONA,UN DIA"

"La suerte del cazador" dins Barcelona, un dia
La suerte del cazador narra la història d'un lladre de llibres especialitzat a robar-ne de rars. La narració té com a situació temporal la postguerra, en la qual hi havia un llistat de llibres prohibits. El protagonista compara el seu art amb el de la cacera. Per a ell el llibre és com una pressa que s'ha d'estudiar, envoltar i, finalment, caçar. L'ocasió se li presenta quan passa per davant de la llibreria de los Hermanos Sánchez. Aquesta és una de les ben assortides de Barcelona, pel que fa a llibres d'antiquari. Els seus propietaris eren homes molt desconfiats i, en la llibreria, deixaven les vendes en mans dels dependents i ells es limitaven a vigilar. Quan el nostre protagonista passa per davant de la llibreria els dos germans estan descarrengant caixes de llibres, l'ocasió per a ell és immillorable. Entra a la botiga i pren les peces més cobdiciades i se les posa sota el braç, dissimulades amb un diari. Per a no atraure sospites compra una edició anglesa de la traducció de la Ilíada de Samuel Johnson. En el moment de pagar el llibreter li regala el llibre perquè és un estudiant sense diners. Ell, sorpès, ho refusa perquè amablement però el propietari li diu que se l'emporti i agafant-lo pel colze l'empeny cap al carrer, fent perillar així el robatori.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Compartir